Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Forum] [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
¡Al Cadalso¡…de los Vidríos
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 7 février 2016.

oOo

Con esta exclamación, el lunes por la tarde, despidió, por última vez, "la India", a su esposo "el Moñigas", por un trance de desamor que estaba muy repetitivo : se peleaban a diario, y se insultaban a más no poder delante de su única hija, habida antes del casamiento, por fervorosos deseos de ella de ser follada en la huerta de la abuela, junto a la aceña ; hecho que él hizo de buena gana y con harta ternura, pues él tenía una enferma devoción y afecto por el Chumino, pues para él era el origen del ser humano, y manjar soberano, pues "todos los papas y reyes, que en el mundo han habido, han matado por ello", como él decía,
 Lo malo, para él, fue que, más poco después, ella le anunció que estaba preñada ; que iban a tener un hijo.
 Ese instante a él le pareció el último de su vida bonita, determinando no aceptarlo y olvidar a "la India" como así hizo, mejor, como así quiso hacer.
 Los padres de ella, enterados, prometieron a su hija que este "picha brava, Moñigas" si no se casaba con ella, sería, de algún modo, atravesado por el cuchillo de matanzas, cortándole hasta el alma.
 Ellos acaban de hacer matanza de una cerda y el cuchillo tenía, todavía, alguna imagen de ella. Sin encomendarse a providencia divina o demoníaca, marchó el matrimonio en busca de "el Moñigas", una buena pieza sí, pues se parecía a un peregrino o un predicador del Japón.
 Llegaron. Entraron a su casa y se pusieron delante de él ; el padre con el cuchillo de matar cerda en mano, enseñándoselo. Este le dijo :

- Esto que ves aquí, "Moñigas", te va a valer de reliquia santa en el pecho, si en este momento no aceptas casarte con mi hija, a la que has dejado preñada. No ha de llegar mañana. Si ahora mismo no firmas este documento de casamiento, al momento, alcanzarás, a vuelo de cuchillo de matanzas, la gloria santa.
 Mientras firmaba, "el Moñigas" recordó que a él le estaba ocurriendo lo mismo que al primer marqués de Santillana, Iñigo López de Mendoza, de Carrión de los Condes, que se enamoró de una joven vaquera "en un verde prado de rosas y flores, guardando ganado con otros pastores", estampando su firma.
 Aunque él hizo "sexo del bueno", como él dice, entre cardos, yerbabuena y rosas, pero "¡maldita la hora¡".
 Los padres se fueron contentos de haber conseguido el compromiso firmado de adopción matrimonial de su hija por parte de él.
 La hija recibió la noticia con grandísimo consuelo, pues así libraba a sus padres de una mancha pueblerina, haciendo callar a los paletos circunstantes, y ella no sería el hazmerreír de las buenas y dóciles chicas.
 Llegó a casar "el Moñigas" con "la India". Repicaron las campanas solas. El casamiento, según él, fue un velorio. Su noche de miel fue amarga. No pasó nada agradable. Y si él se esforzó por hacer sexo y tapar cualquier agujero de ella, más na de na.
 Lo mismo fue por aquel entonces y por todo lo restante de su vida marital, hasta el día de hoy, que, ahogado hasta tal punto por la abundancia de desprecios por parte de ella, pues tenía el humor corrompido, tuvo la suerte que ella le echara de casa de por vida, gritándole con trabada lengua : "¡Al Cadalso… de los Vidrios, maricón, vete¡", abriendo la puerta de casa a las nueve de la noche, para echar de ella al que fue su "el Moñigas" ; dejando entrar a "Boca Sucia", que esperaba. "boca Sucia", un amigo de la infancia con el que, en el colegio, en primero de bachiller, hacía guarrerías.
El cielo estaba compuesto de negro y el viento amortajaba el frío, aunque hiciera12 °C, viento SO a 14 km/h, 60 % de humedad. Con su entero juicio, y alegría, tragó saliva por la garganta, escuchando una voz infantil que de la ventana abierta de su casa venía. Era su hija que por dos veces le llamó :

- "¡Moñigas, Moñigas¡, papi", cuídate, ¡adiós¡
 El, entonces, llevando su mano derecha a los labios le lanzó unbeso, y, abrazándose a sí mismo, le hizo señas de que la quería.
 El eco, más que humano, le nombró, mientras seguía su camino hacia Cadalso de los Vidrios, localidad de Madrid, en las márgenes de la Sierra de Gredos, donde tenía una casa de sus abuelos maternos, cerca del Palacio de Villena, junto a la fuente de los Álamos.

- "¡Moñigas, Moñigas¡", decía el eco.
 Después de unos cuantos pasos, la niña ya dentro, él se volvió hacia la casa y, escupiendo, como para consolarse, y pensando en la que fue su esposa, recitó aquella trovada de Francisco de Trillo y Figueroa, que se sabía de memoria :

"Soy toquera
y vendo tocas,
y tengo mi cofre
donde las otras"

 Y ja, ja ja….

 

Un commentaire, une critique...?
modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message

Pour créer des paragraphes, laissez simplement des lignes vides. Servez-vous de la barre d'outils ci-dessous pour la mise en forme.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2019 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs

 

- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -