Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Forum] [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
¿Cómo crear, pensar y saber ? ¿Y no qué crear, qué pensar y qué saber ?
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 24 mars 2019.

oOo

Hay que rescatar la imaginación para que no muera en un saber sin creatividad. ¿Cómo diferencias lo que sabes de lo que no sabes ? ¿Cómo sabes y no sabes ?

“Sólo se llega a ser escritor cuando se empieza a tener una relación carnal con la palabra”. (José Valente)

Hay una doble proyección en el invento y en el proyector de la idea a crearse y la perspectiva de su proceso a construirse. La libertad del inconsciente se deja aprisionar en la imagen creadora para subvertir la cárcel del lenguaje. Equivocarte menos es un campo compatible en lo pertinente y la escucha de una pase posible sin pasadizo a la muerte del verbo en discordia de la memoria conocida y desconocida en ese arme y desarme de la rayuela del garabato y del trazo a la voz y del dibujante de trazos que reconocerá como alfabeto.

Quién quiere exterminar al deseo ha escogido la muerte, sólo se puede vivir con el deseo porque la angustia existe, ella es su reloj interno : su motor. Ella habla en el cuerpo, no acepta sumisión, ni ser relegada a la mudez.

Ahora bien, esto no quiere decir viva Sodoma y Gomorra. Si ponemos palabras analíticas, Dóltó lo dirá así, “es importante que el niño encuentre resistencia, que encuentre otros actos de deseo”. 

Si al niño se le cediera todo, se anularía por completo sus poderes creativos, que son la ardiente búsqueda de un deseo jamás a colmarse y el descubrimiento de contrariar y afinar el domar la pulsión irracional.

Además los niños se manifiestan distintos, uno diferente a cada uno de los otros, algún día humanizadores, si el campo de batalla no es la anulación.

“El infante adviene a él mismo en relación con su origen vital, su deseo no por el placer de otro, así fuese su venerado padre” Doltó. El niño resiste a renunciar a su deseo, y no tiene por qué hacerlo, de lo contrario significa peligro, esto es, está expuesto a morir. “Lo que es obligatorio pronto parece trabajo forzado. 

El presidio existe siempre...en los espíritus.” Doltó. 

¿Somos reos en la célula original ?

El saber toma su tiempo en cada humano, tiene su ritmo, arritmia, rupturas, ejercitación, curiosidad, investigación. Hasta vagancia sensorial sin prisa… No es homogéneo, no se administra, ni está en menú ni en algún programa.

El saber forma parte de un deseo propio, de una curiosidad innata, de un libre arbitrio de imponer el ímpetu del deseo sin atributo, o de probarse que manda o arrearse en manada dominadora, esto ya es caer en caudillismo del complejo dictado y copia de la regla adulterada en su gravedad de la constitución.

Teniendo en cuenta que eso de mandar sin considerar el límite, es parte del aprendizaje socializar la jefatura y creación o reglas para no delinquir con el uno que se porta frente al otro uno.

Atenerse al tiene cada uno su propia manera o el otro te deshace en sus desmanes. Tiene hasta su propio cuestionamiento. Pero ojo, este saber necesita soportes, iniciación, facilidades, direcciones, escuchas, motivaciones. Silencio, contradicción y auscultar del caos…

Los niños que se inventan la vida es que han podido trabajar con su tiempo y espacio o simplemente a la larga se crean sus artificios para darse un lugar y un sitio. No es el juguete nuevo lo que le interesa a los niños, sino, hacer funcionar y dominar un juguete prestado momentáneamente e “incorporarlo a sus fantasías”.

Crea imágenes de dominio, lo hace sin saber, en esto proceso hay una recepción de las relaciones desde un deseo singular y de voluntad desconocidas, impetuosas e imperativas que no aceptan interferencias, control o gobierno de dictaduras mentales. 

En esta experiencia del cada quién infante habitará una encuadre de una estructura flotante en su habilitar la destreza y el rearme de una repetición y del salir de ella a un desafío o descubrirse otro en sí. Sólo así hay un encuentro con el ser, que son significantes y significativos de las ideas y emociones o del afectar y las palabras que validan, garantizan el pase a la construcción de la obra.

Se sale de la ignorancia para entrar a la indagación, a la búsqueda, a la afirmación. 

Este encuentro con el no saber, tiene leyes propias para acceder, reparar, restaurar o restablecer, esto facilita el poder abordar las mutilaciones, las aberraciones y los frenos en las secuencias de falta, de falla, de ordena, de sujetar un deseo a sujetar y precisar sin quedar atrapado en lo mortífero de quiero lo que no todo puedo saber…

Hay que aprender a convivir con la desilusión y decepción de no ser satisfecho jamás. El niño no busca conocer el futuro, lo hace, crea el futuro, no es prudente. No guarda reservas. El futuro no existe o es la muerte desocupada o desempleada del oficio de la vida…

 

Solo así para no desbocarse en el desenfreno de un impulsivo repetir y dar vuelta en lo “aparente mismo” del sufrimiento, frustración o desgano y sus falsas compensaciones o sustitutos vanos e inaguantables que rebotan como objetos enmascarados de pistas falsas y “respuestas inadecuadas” del objeto, de lo sabido, a saberse. Así no, así si, inaguantable igualdad o desigualdad del fuiste visto o marcado del cero al uno al tanto por ciento vales… Actúa según su deseo, asume sus consecuencias”. Doltó

Cada vida es un proyecto, una proyección presente, que va haciendo el boceto, el esquema, el mapa, luego el plan de la perspectiva hacia dónde va, esto ya incluye al investigador infante micro más tarde macro proyectarse. Desde el inicio estas involucrado a competir y traducir el margen, el detalle es que el niño no sabe y el adulto no respeta esta dinámica del otro porque desconoce el proceso y los pasos de la infancia creadora y pensante. 

El cómo el niño lo va ejecutando en su accionar que experimenta con satisfacción, frustración, repetición y por qué no con prohibiciones dichas y puntualizadas con claridad en momentos pertinentes, precisos y necesarios. 

El hablar y el actuar cada cual los vive a su manera, lo específico es cómo se transmite y cómo lo percibe y lo entiende y lo recepta el otro.

El niño que hay en cada ser humano habla de la infancia de la que ha vivido como un niño si es que lo dejaron ser…

El juego está en el origen del saber. 

El vacío es su objeto evanescente que está persiguiendo al movimiento : moldeable forma que toma el verbo en la ausencia del tiempo y del espacio que no concibe la inmovilidad de la vida. Vida que engendra lo único posible a autorizarse si sale a investirse y a diferenciarse del instinto animal y de la pulsión a volverla fuerza creadora y no libre arbitrio. Y cada niño trae su enjambre filial.

La palabra : arte humano en el cuerpo de saberse habitante.

Por eso alguien dijo, “el juego es un arte de crear el presente, que es lo único propio, que cada ser lo trae, le viene dado por su propia infancia”.

Vivir el movimiento de la imaginación es crear, es no esperar, es anticipar, es sorprender, es matar el aburrimiento, es participar del espectáculo y del cambio. Es concebir la fábula del amor en falta y del deseo que te anexa a una verdad sin fuga dentro y fuera de ti, que sólo nos constriñe a nosotros los desterradores de lo perfecto.

La infancia acoge la voz de la palabra, eterno jardín del lenguaje, donde la semilla del origen parece un quipus vivificante que corre entre los escondites orales, en la soledad que se escabulle en el arco iris hecho de barro y plastilina, en las primeras miradas que convoca a las emociones plasmadas de agoreros encaramados en el escenario del espejo de los sueños trisados en imágenes infinitas donde el tacto toca la memoria sin prisa y sin miedo. Arar no es nada fácil. Trabajar con las manos y el cuerpo es dar cabida al ser que no sólo son palabras y realidad casi posible en ese real ofuscaste a veces del terror invasor del miedo realmente impidiendo salir de tí .

Ahí donde el habitante del otro mundo describe la imagen sonora de la criatura encontrándose en la fantasía del jugador y apostador de quién es quién en la escenografía del relato, del dibujo, del cuento. Ahí en el teatrín del cuerpo es donde el autor, lector y personajes entran y salen con sus vestimentas, historias propias e inolvidables.

Ahí donde la vida no es definida, sino solo vivida y sentida como un asomarse a los ensueños, a la dicha, y al mismo miedo a sabiendas que no nos van a destruir, ni a exterminar, que sólo después, será un recuerdo vivido con dolor, deleite y placer con la complicidad y el señuelo que nos transportó a cantos de nanas, a cucos y demonios, a estrellas con ramas de rompecabezas, no con latigazos de torturas, con animadores requeté preguntones, con adivinanzas sin adivinadores, con planetas sin restos de casas y de habitantes desechos por las experiencias atómicas.

 Con niños, y adultos aún esperando respuestas de por qué el cielo no se cae, por qué el mar se mueve siempre, por qué dios no se deja ver, por qué existe la guerra, por qué peleamos. 

Cáete, Escucha esto, lamento decirte el cielo es oscuro, nada que ver con lo que contemplas, son los gases lo que destella esa miscelánea de colores. Cállate, déjame disfrutar esos tonos. No me quites este momento.

¿Acaso es tan difícil ser humano ?

 

¿Por qué ? ¿Por qué ? ¿Por qué ?

¿Por qué yo nací en este cuerpo ? De ti marín do piguey la tutururu la sal y la mesa, ¿dónde está la respuesta ?

Despega.

Por hoy no pido más.

 

carmen váscones

1995

 

Un commentaire, une critique...?
modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message

Pour créer des paragraphes, laissez simplement des lignes vides. Servez-vous de la barre d'outils ci-dessous pour la mise en forme.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2019 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs

 

- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -